Impuesto digital. Las grandes empresas de telecomunicaciones como Telefónica, Vodafone u Orange han mostrado su indignación por el impuesto digital anunciado por Hacienda. A continuación explicaremos las razones que han dado para justificar los efectos negativos que provocará la decisión del gobierno.

El impuesto digital de Montoro podría perjudicar al sector

El impuesto digital tiene una razón de ser. Es la forma que ha encontrado el gobierno de empezar a aunar beneficio para poder financiar y quizá aumentar las pensiones. Sin embargo, dentro del sector ha habido muchas quejas acerca de las consecuencias que podría provocar implantar dicha tasa.

ex ministro Montoro hablando delante de dos micrófonos
Foto: Ara.

Según empresas como Telefónica, Vodafone u Orange, el impuesta digital supone una forma de castigo hacia este sector tecnológico que, por el contrario, debería impulsarse. Según los mismo, resulta un campo muy dinámico, cuyo crecimiento aporta beneficio al país. Pero la implantación de dicho impuesto supondría una forma de perjudicarlo y poner en riesgo el empleo o la inversión.

Desigualdad jurídica en el impuesto

Pero el malestar y la indignación que han provocado dicha tasa no proviene únicamente del agravante al sector. Otro de los motivos se centran en la desigualdad que genera el impuesto entre las empresas que participan en este campo.

De forma unánime, las empresas nacionales denuncian el hecho de que por empresas internacionales como Google y Facebook ellos tengan que pagar aún más. Y es que el objetivo del impuesto digital era hacer que dichas empresas empezaran a pagar impuestos dentro del marco español. No obstante, al generar esa tasa se ha incluido a las empresas del sector nacionales que ya pagaban otro tipo de impuestos. Esto provocaría que pagaran aún más de lo que ya están haciendo.

un cartel de Vodafone

Las empresas que se verían perjudicadas son las siguientes:  Telefónica, Indra, Cellnex, Siemens, Vodafone, IBM, HP, Huawei, Everis, Cisco, Accenture, ZTE, Orange, Euskaltel, Nokia, Everis. Y todas ellas han firmado en contra de la aplicación del impuesto digital.

Después de todo, ya actualmente estas empresas juegan en desventaja con las multinacionales. Y este impuesto no supondría una forma de promover la igualdad de condiciones, puesto que seguirían pagando proporcionalmente, dejando aún ventaja a las otras. Así pues, las empresas nacionales han remarcado la necesidad de rebajar la presión para que el sector de las telecomunicaciones pueda crecer y no empeorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *