Vamos a explicarte los tipos de IRPF, así como la definición de sus características para que entiendas cómo es y cómo funciona este impuesto. Por otro lado, aparte de contarte qué tramos tiene, también añadiremos cómo es dicho impuesto para los autónomos.

Por tanto, si tienes muchas dudas, no te preocupes. Vamos a explicarte todo lo que necesitas de forma clara para que puedas entenderlo todo con facilidad. ¿Empezamos?

Todo lo que necesitas saber del tipo IRPF

Definición del IRPF

una mano que sostiene un lápiz por encima de una factura, la cual está sobre una libreta y que tiene al lado una calculadora

El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es el impuesto más importante dentro de la tributación de España. Se trata de un tanto por ciento aplicado a la renta de todas las personas físicas (no jurídicas) que residen en el país. Es, además, anual y progresivo (va en función de la renta y paga más el que más tiene).

¿A qué se le aplica el impuesto?

Tras saber de qué se trata, queda la duda de, ¿a qué se aplica exactamente? Pues bien, vamos a mostrarte una lista de cada tipo IRPF para que conozcas las diferentes rentas sobre las cuales se te puede aplicar dicho impuesto. A la suma de todas esas rentas se le llama “base imponible”, mientras que por otro lado encontramos los tipos impositivos.

Base imponible del IRPF

  • Trabajo: se aplica este tipo IRPF a la renta que gana la persona física a través de su trabajo. No obstante, solo como empleado de un empresa.
  • Capital mobiliario: este consiste en aquellos rendimientos que consigue la persona física a través del capital mobiliario. Se entiende como capital mobiliario todo aquello que sean títulos de renta fija. Por ejemplo: intereses de cuentas bancarias, bonos, acciones y plusvalías.
  • Capital inmobiliario: se aplica sobre los beneficios obtenidos a través de los inmuebles de la persona física.
  • Actividades económicas: se aplica el impuesto sobre los ingresos de cualquier actividad económica (trabajo y capital) que la persona física realice como actividad empresarial.

Tipos impositivos del IRPF

Los tipos impositivos son, en cambio un tipo IRPF que solo se aplica a las ganancias anuales de las personas físicas. No obstante, estos varían en función de la cantidad para que de esta forma contribuyan más los que más tienen. Por otro lado, los tantos por cientos van variando cada año.

Billetes de euro en el bolsillo de un pantalón vaquero

 

¿Quién no paga?

Hay casos en que ciertas personas físicas no pagan dicho ningún tipo IRPF debido a las circunstancias de su renta. Vamos a explicarte qué posibles casos son esos por si te encontraras en alguno de ellos.

  • No se le aplica ningún tipo IRPF a aquella persona físicas cuyas ganancias solo sean del trabajo y no superen la cantidad de 22.000€ anuales. Aunque, si tiene más de un pagador, esa cantidad será de 11.200€.
  • Cuando los rendimientos del capital mobiliario tengan una retención menor a 1.600€. Del mismo modo, no se aplicará el tipo IRPF a las ganancias del capital inmobiliario con retención de menos de 1.000€ anuales.
  • No obstante, aunque no se aplique el impuesto, las personas físicas deberán presentar de todas formas la declaración del IRPF en ciertos casos. Estos son los siguientes: los que tengan deducción por inversión en vivienda, cuenta ahorro-empresa y los que hayan donado capital a patrimonios de personas con discapacidad.

Los tramos del IRPF

Antes de nada, tienes que saber que los tantos por cientos varían y son publicados anualmente en una tabla para que se pueda calcular y declarar como corresponde. No obstante, estos siempre siguen una misma estructura. Dicha tabla del tipo IRPF se divide en función de la cuantía y, por consiguiente del tanto por ciento de retención que se le aplica.

Por otro lado, tienes que saber que la renta que sale en esas tablas son resultado de la suma de todo tipo IRPF. Es decir, que se suma los rendimientos de trabajo, los capitales mobiliarios, inmobiliarios…toda la lista que hemos visto anteriormente.

Estos intervalos, a su vez, consisten en generar una distribución que sea progresiva y proprocional para hacer justicia. De esta forma, el pago del IRPF se hace en una serie de tramos para pagar en función de la renta generada en cada uno de ellos. Realizando así el pago del tipo IRPF se asegura que siempre se pague justamente y no se aplique una retención mayor al total de la renta.

Mujer calculando los impuestos en un ordenador

 

¿Cómo te afecta si eres autónomo?

A diferencia de las trabajadores por cuenta ajena, la ventaja en los autónomos es que no tienen que realizar demasiados cálculos en relación al tipo IRPF. Como se encuentran en una situación distinta donde sus rentas pueden variar mucho en cada tramo, la Agencia Tributaria establece unas tablas que están divididas por actividad. A continuación vamos a resumir de forma breve cuáles son estas actividades.

  • Tipo IRPF de carácter general: se aplica un 15 % a cada factura de los autónomos. Este es el único tipo fijado.
  • Actividades profesionales: esta retención también es del 15%, aunque anteriormente era mayor. Este tipo IRPF se aplica en el importe bruto de las facturas, no del neto.
  • Actividades ganaderas y agrícolas: dentro de estas también hay diferentes tipos. Después de todo, no todos los sectores son iguales. En general, el tipo IRPF es del 2% de retención. Sin embargo, hay otras como las actividades de engorde de porcino y avicultura que solo es del 1%.
  • Actividades forestales: en este sector la retención es también del 2 %.

Por otro lado…

  • Autónomos que no pagan ningún tipo IRPF: todos aquellos autónomos que no se considere que realizan actividades profesionales. Si no sabes si entras dentro de este tipo, puedes ver quiénes son empresarios no profesionales en la página de la Agencia tributaria (Impuesto de actividades).
  • Nuevos autónomos: todos aquellos que acaban de hacerse autónomos no reciben ningún tipo de retención durante su primer año. Y, además, en los dos siguientes años solo se les retiene la mitad del tanto por ciento general. Aunque para poder disfrutar de esa reducción, el autónomo habrá tenido que haber realizado algún tipo de actividad económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.