Despertador y torres de monedas con plantas encima.
  • El BBVA y el Santander respaldan el borrador de los Principios de Banca Responsable de la ONU, creado junto a otros 26 bancos internacionales.

  • El objetivo es adaptar el sector a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y al Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La banca es probablemente uno de los sectores a los que más se acusa de buscar el beneficio propio, sin importar las consecuencias. Por ello, un grupo de 28 bancos de todo el mundo está trabajando en crear los Principios de Banca Responsable. Entre estas entidades se encuentran las españolas BBVA y Santander. Ambas forman parte de la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI).

El borrador se puso el lunes a consulta pública durante la mesa redonda global del grupo en París. Así, se abre un periodo de consulta de 6 meses. Este es el paso previo a la firma del documento por parte de entidades. Dicha ratificación tendrá lugar en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2019.

Principios de Banca Responsable, hacia la sostenibilidad

La intención de estos principios es garantizar un futuro sostenible, estableciendo el papel de los bancos en el mismo. Las empresas que ratifiquen los Principios de Banca Responsable adaptarán su actividad a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y al Acuerdo de París sobre cambio climático.

Dólares en forma de cucurucho clavados en la tierra, junto a un rastrillo de jardinería.

Tanto desde BBVA como desde el Santander, han confirmado su compromiso con los puntos acordados. Garanti Bank (Turquía), banco participado en un 49,85% por BBVA, también se suma a estos principios.

Puntos del borrador

Los Principios de Banca Responsable se articulan en torno a 6 puntos. Además, se han creado guías de implementación. Éstas ayudarán a las entidades a integrar los mismos en su estrategia de negocio.

1. Compromiso. Las 28 entidades participantes ajustarán su actividad a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París. La clave es que los bancos identifiquen las áreas donde su negocio podría generar un impacto ambiental, social y económico relevante, para establecer metas más claras.

2. Impacto. Al hilo del punto anterior, la intención es ampliar los impactos positivos y reducir los negativos. Los bancos deben identificar riesgos plausibles y prevenir o limitar sus efectos.

3. Clientes. Las empresas deben trabajar con los clientes para fomentar prácticas sostenibles que generen prosperidad compartida. Las nuevas tecnologías serán una parte importante de este proceso. Asimismo, los bancos deberán buscar formas de mantener informados a sus clientes.

Bote de cristal lleno de monedas y torres de monedas con plantas encima.

4. Grupos de interés. Los bancos se comprometen a involucrar a los stakeholders y colaborar proactivamente con los más relevantes para alcanzar estos objetivos de sostenibilidad. Estos grupos de interés pueden ser reguladores, inversores, responsables políticos, instituciones civiles, etc. afectadas (directa o indirectamente) por la actividad bancaria.

5. Gobernanza y fijación de objetivos. Los fundadores establecerán objetivos específicos y públicos para enmendar los impactos negativos y aumentarlos positivos. Es importante establecer políticas efectivas, en las que cada parte involucrada tenga un papel claro.

6. Transparencia y responsabilidad. Habrá revisiones periódicas sobre la implantación individual y colectiva de estos Principios de Banca Responsable. Los requisitos de los controles anuales dependerán del “nivel” autodeclarado del banco (principiante, intermedio o avanzado). Asimismo, la información debe ser de dominio público y accesible para todas las partes interesadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *