La Comisión Europea ha multado hoy a Alphabet, la matriz del buscador Google, con 2.420 millones de euros por abuso de posición dominante en el servicio de comparación de productos (Google Shopping). Se trata de la mayor multa de la historia de la Comisión Europea a una sola compañía.

Intel fue sancionada en 2009 con 1.060 millones de euros, mientras que en 2008 Microsoft recibió una multa de 889 millones de euros (reducida luego a 860 millones) por incumplir compromisos alcanzados para la distrubición de su reproductor multimedia (Windows Media).

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, acusa a Google de aprovechar su abrumadora posición de dominio en las búsquedas en Internet (su cuota de mercado supera el 90% en la UE) para promocionar artificialmente las apariciones de Google Shopping y de relegar las de las webs competidoras en el negocio de la comparación de productos.

“Lo que ha hecho Google es ilegal bajo la ley europea”, ha dicho Vestager en una rueda de prensa.

La Comisión afirma en un comunicado que “las pruebas muestran que incluso los productos rivales con una mayor relevancia aparecen, de media, en la cuarta página de resultados de búsquedas de Google […] El servicio de comparador de compra de Google no está sujeto a los mismos algoritmos de búsqueda genéricos de Google, incluida la relegación”.

la palabra google iluminada con un fondo desenfocado donde hay una oficina

Cuanto más elevada es la posición de una web en las páginas de resultados de búsquedas de Google, más posibilidades tiene de recibir visitas de los usuarios. Según los datos que maneja el Ejecutivo comunitario, los diez primeros resultados de búsqueda capta el 95% del tráfico.

La multa no viene sola. La compañía debe corregir esta situación en 90 días. De lo contrario, se enfrenta a multas de hasta el 5% de su facturación media diaria global.

Según Alphabet, las acusaciones de Bruselas son infundadas y estudia la mejor forma de recurrir la decisión al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE). “Estamos en desacuerdo con las conclusiones anunciadas hoy. Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar y continuar exponiendo nuestros argumentos”, a afirmado hoy Kent Walker, responsable legal de la compañía estadounidense.

“Cuando compras online quieres encontrar los productos que estás buscando de manera fácil y rápida y los anunciantes promocionarlos. Por esta razón Google muestra shopping Ads, con el objetivo de conectar a usuario con miles de anunciantes, pequeños y grandes, de una manera que sea útil para ambos”, afirma Walker.

Las alegaciones de Alphabet giran sobre tres ejes: siempre han promocionado anuncios relacionados con búsquedas orgánicas de los usuarios, no existe correlación entre el tráfico que reciben las webs competidoras de Google Shopping y los cambios realizados en el servicio (unas ganarían usuarios y otras los perderían) y los competidores de Google en este mercado están mal definidos (la Comisión no estaría teniendo en cuenta webs como Amazon, por ejemplo, por donde empiezan una parte significativa de las búsquedas de compra en internet).

La Comisión Europea empezó a investigar este caso en 2010, tras las denuncias de varios rivales. A ellas se sumaron asociaciones que incluían a compañías como Microsoft o Mediaset y varias asociaciones de diarios nacionales, entre las que se encuentra la española AEDE (a la que pertenece Unidad Editorial, editora de EXPANSIÓN).

Pero la decisión de Vestager marca un punto de inflexión con la estrategia seguida por su predecesor, Joaquín Almunia. El español trató de alcanzar un acuerdo voluntario con Google sin abrir nunca la vía que permitiría la aplicación de sanciones. Pero cuando estaba a punto de cerrarlo, el Colegio de Comisarios de la Comisión Europea, a instancias del representante alemán, Günther Oettinger, frenó la decisión.

Fuente: Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *