sellos antiguos

La filatelia es la afición por coleccionar y clasificar sellos, sobres y otros documentos postales. En los sellos queda representada parte de la historia nacional o regional de los países. Esto es mediante figuras de personajes ilustres, monumentos, pinturas, etc. Todo esto son asuntos de interés para los coleccionistas y las personas que están involucradas en esta materia.

¿Qué es un sello?

Tenemos que distinguir entre dos tipos de sellos: el primero es el sello al uso, y el otro es el sello postal:

El término sello se aplica para nombrar el instrumento con imágenes grabadas que se utiliza para autorizar documentos.

Pero un sello postal, es un comprobante del pago previo de los envíos efectuados por correo en forma de etiqueta. Generalmente está engomada, o directamente impreso.

El sello es un pequeño papel cuya forma más usual es rectangular o cuadrada, que se pega en un sobre. Esto  indica que la persona que realiza el envío pagó el servicio.

Si te interesan los sellos de la peseta, te interesará esta oferta tan especial (y económica) de Incal Ediciones para conseguirlos todos.

El primer sello postal

Hasta mediados del siglo XX, existía el hábito en todos los países sobre la importancia de que el envío de correspondencia quedase a cargo del destinatario, una vez llegado el giro postal. Tenía sus inconvenientes ya que podría ocurrir que el destinatario no dispusiera de las condiciones para pagar una tasa fija.

Por lo que la adopción del sello fue una revolución en lo económico y administrativo. Este trozo de papel asegura a la Administarción de Correos, anticipadamente, los gastos de envío.

Podemos decir que el fundador del sello era un trabajador postal británico llamado Rowland Hill. Después de una experiencia personal, Hill fue el primero en proponer la adopción del sell. Lo hizo en la oficina de correos de Gran Bretaña. Antes de que él propusiera este nuevo método, el importe del envío de las cartas debía abonarlo el destinatario. Dependía de la distancia que debía recorrer para su entrega.

Rowland Hill presentó en el año 1837 al Servicio Postal británico un proyecto. En él, se incluía el flanqueo de la correspondencia mediante sellos adhesivos que debía pagar el remitente. También incluyó un dibujo con el modelo del primer sello, que lo llamó Penny Black. Era un dibujo de perfil de la Reina Victoria, sobre un fondo negro con el texto Postage en la parte superior y la tarifa One Penny en el inferior. Se creó un comité en la Cámara de lo Comunes para estudiar la propuesta y en 1840 se aprobó.

El nuevo sistema postal tuvo unos resultados asombrosos, tanto que se triplicó el número de cartas en una semana. Sólo el primer día de venta al público se vendieron 60 000 ejemplares de estos sellos. A la vista de todo ello Rowland Hill fue nombrado director de Correos del Reino Unido. Dedicó el resto de su vida a realizar ampliaciones y mejoras en los servicios postales. El nuevo sistema encontró rápida aceptación en otros países y a los pocos años estaba ya generalizado internacionalmente.

PRIMER SELLO DE LA HISTORIA

Inicio de la filatelia

Estos dos sellos fueron tan populares que mucha gente los compró. Pero no tanto para su uso postal, sino por su diseño y su valor sentimental. De este modo, el entusiasmo por los coleccionistas de sellos nació en los días posteriores a la emisión de dichas copias. Tras el éxito de los sellos británicos, en 1860 la mayoría de los países ya habían adoptado el uso de la estampilla. La afición y pasión por la colección de sellos sería conocida como filatelia.

La actividad que apasiona al filatelista es muy variada e interesante. Consideremos, por ejemplo, que a través de estos pequeños trozos de papel de colores, se pueden conocer los paisajes, los monumentos, las flores, los animales de los países aún no visitados, la efigie de personajes célebres y el emblema de las naciones extranjeras. En los sellos, está reproducido el mundo por completo. Por ello, es interesante e instructivo, además de divertido, su colección.

En la actualidad hay millones de coleccionistas en todo el mundo. Sellos o estampillas únicas y valiosas atraen a los coleccionistas de sellos no sólo por su belleza estética y su valor económico. También por su valor histórico, geográfico, político o artístico.

La llegada del sello a España

En España apenas se tardaron 10 años en establecer este, entonces moderno, sistema de pago. Se emitieron los primeros sellos postales el 1 de enero de 1850. Correos también se decantó por utilizar la imagen de una reina para aquellos primeros sellos, en este caso la de la reina Isabel II. El rey Alfonso XIII autorizó la emisión de una colección de sellos de 1, 4 y 10 ptas. en los que se representaba el cuadro de Goya “La maja desnuda“. Era el primer sello en el que aparecía un desnudo femenino. Para la época que era, eso fue un escándalo, pero aun así consiguió ser un éxito de ventas.

En 1853 aparecen dos sellos de correo interno en Madrid que muestran el escudo de la villa con los valores faciales de 1 cuarto de real  y 3 cuartos. Entre 1854 y 1855 se ponen en circulación 15 sellos con diferentes valores faciales que muestran el escudo de España de esa época. En 1867 se emiten dos sellos que sólo presentan una cifra, la referente a su valor nominal: 5 mil escudos en color verde y 10 mil escudos en color castaño.

primeros sellos de la historia de españa

Si bien los únicos sellos oficiales para el franqueo de la correspondencia en España son los de Correos y Telégrafos, ha habido dos períodos (la Tercera Guerra Carlista y la Guerra Civil), en los que se efectuaron emisiones de sellos paralelas a cargo de los bandos sublevados; también ha habido algunos sellos imprimidos por ciertas instituciones regionales en determinados momentos de la historia. Sin embargo, estos sellos sólo han tenido validez limitada.

Hasta 1975, año en que España abandona el Sáhara Español, entre los sellos de España se incluyen como “dependencias postales” todos los emitidos para las llamadas “colonias” o territorios de ultramar, algunos de los cuales tuvieron la categoría administrativa de “provincia”. Fueron sellos que también se imprimían en la Fábrica del Sello primero y en la FNMT después. 

Puedes adquirir todos los sellos de la peseta mediante esta página web de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *