La política internacional de Donald Trump. La cumbre del G7 ha dejado en el aire un ambiente bastante tenso. Y es que se han producido varias situaciones conflictivas en manos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En su línea de realizar una política de altibajos y contradicciones, hoy explicaremos la reunión realizada entre Trump y Kim Jong-un, así como también la evolución del G7.

La reunión por el desarme entre Donald Trump y Kim Jong-un

Desde la Casa Blanca ya se informó que iba a producirse una reunión entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el de Corea del Norte. La reunión sucedió con un primer encuentro a solas al principio de la cumbre. El objetivo de ambas partes era la de entablar una “relación” más positiva entre ambos dirigentes a modo de un paso posible hacia el desarme nuclear de Corea del Norte.

Trump en un discurso e Estados Unidos

Dicho encuentro ha sido acogido con mucho escepticismo por el resto de países. Del mismo modo que se ha criticado muy duramente a Donald Trump. Después de todo, no hace mucho, Trump criticaba la política de Kim Jong-un. No obstante, la base de las críticas hacia el presidente estadounidense se centran en el hecho de que quiera establecer una buena relación con un país que vulnera los derechos humanos.

Sea como sea, ambas partes mencionan la posibilidad de una nueva era en la que tengan una buena relación y se consiga un paso hacia el desarme nuclear.

El presidente de Estados Unidos altera la estabilidad del G7

Aparte de la reunión entre ambos presidentes, también ha sucedido otra situación muy controvertida en manos del presidente estadounidense. Tras unas duras y largas negociaciones entre los miembros el G7, en las cuales había apoyado el comunicado, al finalizar la cumbre y ya en su avión, el presidente ha publicado un Tweet en el que ha retirado dicho apoyo.

¿Por qué Trump ha decidio hacer tal acto que pone patas arriba el contexto político? Por una interpretación de un discurso del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en una rueda de prensa tras la cumbre del G7.

Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá en una conferencia

Muchos ya se han atrevido a decir que dicho comportamiento puede abrir puertas a un contexto bien conocido, equiparable al de los dos últimos siglos.

El cambio de decisión del presidente de Estados Unidos

según Trump, su cambio de decisión no se basaría únicamente por unos comentarios de Trudeau en su discurso, sino también por la política de Canadá respecto a los aranceles y al trato de las empresas estadounidenses. No obstante, que el presidente cambiara de opinión justo después de las palabras del ministro de Canadá, hace que la mayoría llegue a la conclusión de que el giro inesperado sí se ha producido motivado por dichas palabras que no han sentado nada bien al presidente.

De esta forma, si ese fuera el caso, se ha llegado a comentar la inestabilidad que supone que un presidente actúe de forma tan apasionada ante las interpretaciones precipitadas de un texto que en si mismo resulta ambiguo.

Por otro lado, los participantes de la cumbre ya habían vivido la personalidad conflictiva de Donald Trump, puesto que este había pedido la inclusión de Rusia en el G7, pese que existe un motivo justificado sobre su expulsión. De esta forma, a muchos no les ha sorprendido la decisión de retirar su apoyo, a pesar de las consecuencias que supone.

El punto de vista de la Unión Europea

Tras la actuación y el comportamiento de Donald Trump, otros políticos se han atrevido a comentar la experiencia. Y es que tanto desde Alemania, a través de Angela Merkel, como desde Francia, se ha criticado la decisión del presidente. Después de todo, se había llegado a un acuerdo entre varios países tras largas y duras conversaciones. Este hecho supone una construcción de confianza y una puesta en común. Por ese motivo, que Donald Trump haya renunciado al comunicado a través de un tweet no ha sido muy bien recibido. De hecho, la propia Merkel ha comentado que se ha tratado incluso de un acto muy deprimente.

Así pues, ahora faltará por ver si finalmente Trump decide de forma definitiva no apoyar las negociaciones del G7. De ser así, podría abrirse un contexto bastante tenso entre los miembros de la cumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *