Aramco. La salida a Bolsa de Aramco prometía ser la mayor de toda la historia hasta el momento. No obstante, el gobierno de Arabia Saudí ha vuelto a anunciar un retraso en su salida, así como también ha pedido a los bancos internacionales una financiación. Te contamos los detalles de los motivos de estos movimientos en la estrategia económica del país.

El interés de sacar a Bolsa Aramco, el gigante petrolero de Arabia Saudí

Desde hace un tiempo, Arabia Saudí tiene la intención de diversificar su economía para no depender principalmente de la industria del petróleo. Hasta el momento, ha sido a partir de dicha industria que el gobierno ha ido financiando su gasto público. No obstante, ante el riesgo que supone apostar toda la estabilidad al petróleo, el príncipe Mohamed bin Salmán ha elaborado el plan Vision 2030 para transformar las fuentes de inversión.

un hombre con un turbante blanco y rojo con otras personas a su lado

Dentro de ese proyecto, se incluye la estrategia de sacar a Bolsa un 5% de la empresa petrolera, el gigante petrolero que, según el propio gobierno, estaría valorado en la increíble suma de 2 billones de euros, aunque de cara a 2030. No obstante, la salida de Aramco se ha retrasado y, por el contrario, el gobierno ha pedido financiación a los bancos para paliar la ausencia de inversión que hubiera supuesto haberla sacado a Bolsa.

Detalles sobre la estrategia de la salida a Bolsa

Ha sido Reuters quien ha anunciado la decisión del gobierno de Arabia Saudí de cancelar finalmente la salida de Aramco a Bolsa. Muchos se han tomado esa acción como el fin definitivo del movimiento. Sin embargo, el gobierno afirma que se trata de un retraso y que la nueva fecha podría situarse como mínimo en 2020. La causa se debe a la intención del príncipe Salmán de sacar Aramco a Bolsa en el mejor momento para que así la empresa alcance la mayor valoración posible.

No obstante, aunque el gobierno quiere esperar para mejorar las condiciones, en realidad, Aramco ya estaría valorizada hasta casi los 2 billones que se afirman desde el gobierno. La salida de Aramco supondría entonces la entrada a Bolsa de una empresa que superaría a la que actualmente está por encima de las demás: Apple, la cual capitaliza unos 1,05 billones de dólares. De toda esa valorización de Aramco, tan solo se sacaría a venta en la Bolsa un 5%, lo cual supondría un ingreso de 100.000 millones de dólares para Arabia Saudí. No obstante, para no rebajar ese ingreso, por el momento habrá que esperar para ver la salida de Aramco. Y, por el momento, el gobierno ha pedido financiación a los bancos.

ministro de Arabia Saudí que tiene gafas y que está delante de un micro

La financiación tras su cancelación

Ante la cancelación de la salida de la empresa, el fondo de Arabia Saudí ha decidido pedir a la banca internacional una financiación que rondaría los 12.000 millones de dólares. Serían, por lo menos, 16 los bancos que participarían en esa financiación que pretende paliar el retraso. Ese dinero se utilizaría para el plan Vision 2030 del príncipe Salmán. De este modo, el dinero se invertiría para ir reformando la economía del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *