Ayer el Ibex35 volvió a propiciar una caída debido a la investidura de Pedro Sánchez. Esto le llevo a cerrar con una caída del 0,21%, y ha perdido la cota de los 9.600 puntos. Esta investidura ha llevado a grandes como Iberdrola y Endesa a pérdidas considerables, que han caído un 1,95% y un 2,11%, respectivamente. Lo que las hace superar el 2% de descenso en el año. Esto se ha producido debido a la afectación que puedan tener las políticas del nuevo gobierno.

Desde que el pasado viernes Estados Unidos acabase con la vida del general iraní Qasem Soleimaní, los mercados permanecían expectantes sobre las represalias que tomaría el gobierno de Teherán. Tanto es así, que hoy el foco se centra en las tensiones entre ambos. Esto hace que sean la principal preocupación de los analistas. Irán ha ejercido una gran represalia contra Estados Unidos, llevada a cabo mediante ataque con misiles a las bases militares que tiene el gobierno americano en Irak. Esto a su vez, aviva el temor a un conflicto a gran escala en Oriente Medio.

Oriente Medio mantiene en tensión a toda la geografía mundial

El conflicto que se pudiera provocar en Oriente Medio, lleva también a un gran conflicto en el precio que acumula el petróleo en el comienzo del año. De hecho, el  barril de Brent cerró 2019 en 66 dólares, y con las subidas que registra hoy vuelve a rozar la barrera de los 70 dólares. Asimismo, debido al conflicto entre EEUU e Irán se ha generado una incertidumbre sobre posibles sabotajes contra buques petroleros en el Estrecho de Ormuz. Este resulta un paso clave para el trasporte marítimo de petróleo.

En la otra parte del mundo, la jornada asiática ha comenzado con grandes varapalos. El Nikkei de Tokio ha perdido un 1,57%, y el índice Shanghai Composite ha cerrado con caídas superiores también al punto porcentual, del 1,2%.

Tanto en el Ibex35, como en el resto de Europa, las ventas no dejan de sucederse. Esta situación  lleva a la cuarta caída consecutiva del Ibex35. A esto se suma la mencionada investidura, y la contundencia de los recortes. Estos últimos han generado un desinfle en el índice selectivo español hacia los 9.500 puntos. De hecho, en las eléctricas, como se ha mencionado al principio, para Iberdrola y Endesa supone un gran varapalo. No obstante, al frente de las pérdidas del Ibex35 en lo que va de año destacan las eólicas Siemens Gamesa y Acciona.

Los inversores y los analistas de Deutsche Bank tienen opiniones contradictorias. Los primeros se muestran con un perfil más defensivo, mientras que los segundos se muestran más optimistas.

Debido al conflicto en Oriente Medio, la caída de las aerolíneas a supuesto un repunte. Esto se debe al temor del impacto que podría tener la escalada de la tensión geopolítica de la zona. Además, las tensiones se acentúan debido a las amenazas de los cambios de ruta o suspensiones de vuelos en este territorio. Esto ha llevado a la complicación de la jornada para IAG, puesto que ha visto reducido su margen por encima del nivel de los 7 euros por acción.

La agenda del día en Europa ha incluido un dato macro mucho peor de lo esperado en Alemania. Los pedidos industriales cayeron un 1,3%, muy lejos del incremento del 0,3% esperado por los analistas. El Cac francés ve peligrar los 6.000 puntos, y el Dax alemán podría reducir su colchón por encima de los 13.000 puntos.

Por otro lado, los inversores minimizan sus cambios en el mercado de divisas. Han obtenido unas cifras peores de lo esperado de los pedidos industriales en Alemania, lo que ha bloqueado al euro, que se mantiene en 1,11 dólares. No obstante, la libra se afianza en 1,31 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *