La situación política internacional mantiene en vilo a los mercados internacionales. La monumental caída de las exportaciones de China supuso un fuerte golpe, no sólo para la Bolsa de Shangai, sino también para la estadounidense y gran parte de los mercados europeos. Si a todo esto añadimos los temores por la posible desaceleración económica así como la incertidumbre generada por la votación que se producirá esta tarde sobre el Brexit encontramos la explicación a un ambiente expectante del parqué español.

Vuelta a la normalidad

A pesar del desánimo proyectado en la sesión de ayer, parece que la situación empieza a regularizarse en la mayor parte de las bolsas europeas. Esta mañana se iniciaba la sesión con índices alcistas. Unos índices que iban siguiendo la tendencia marcada desde el mercado chino donde, a pesar del retroceso sufrido ayer, ha recuperado un 1,4% (valor por encima de lo perdido).

Los valores positivos del mercado chino parecen servir de revulsivo para la inversión en nuestro país, que ha conseguido superar la pérdida del 0,66% generada en la jornada de ayer. Con todo ello, se ha conseguido situar al selectivo español cerca de los 8.900 puntos, a la espera de conocer el devenir del Brexit.

Dentro del  sector financiero, las dos compañías que han experimentado un mayor crecimiento han sido el BBVA y el Santander. Especialmente reseñable es el crecimiento del BBVA teniendo en cuenta  el descenso en un 20% de la valoración sobre la entidad financiera de HSBC.

Ence, Amadeus y Arcelor son las tres compañías que han experimentado un mayor crecimiento en la jornada de hoy con un 3,01, un 2,18 y 1,68% respectivamente. Dentro de los valores negativos se encuentran liderando la  lista Cellnex Telecom, IAG y Siemens Gamesa con una disminución del 1,55, 0,85 y 0,66%.

Inversiones en renta variable

Los inversores en renta variable tienen hoy el ojo puesto en el Parlamento británico, de la votación de esta tarde dependerá la salud de las divisas. Por ahora parece existir una tregua entre ellas manteniéndose el euro en los 1,14 dólares y la libra en 1,29.

También parece que la regularización de los mercados internacionales ha potenciado la compra de deuda pública. Con todo ello, desde la Reserva Federal de los EEUU insisten en la necesidad de mantener una línea más comedida teniendo en cuenta las posibles subidas de los tipos de interés o los efectos provocados por la votación del Brexit, algo que podría provocar una modificación sustancial en el ánimo inversor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *