Tarjetas modalidad revolving
  • La nueva normativa mejorará la protección de los clientes de esta modalidad de crédito, que se caracteriza por la renovación automática y el pago de una cuota fija mensual

  • La modificación de la norma refuerza la información que el prestatario recibe de la entidad y reduce el riesgo de prolongación y aumento excesivos del crédito

El Ministerio de Economía y Empresa publicó en audiencia pública el pasado viernes, 25 de octubre, la propuesta de modificación de la Orden 2899/2011 de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.

El objetivo primordial es reforzar la protección de los usuarios de los créditos que se caracterizan por tener una duración indefinida o renovación automática, por la posibilidad del cliente de determinar la cuota fija a pagar periódicamente dentro de unos parámetros.

Instrumentos como las denominadas “tarjetas revolving”, aumentando la transparencia e información que deben proporcionar las entidades a estos usuarios y reduciendo las posibilidades de sobreendeudamiento.

Concretamente, el proyecto de Orden refuerza la información que el prestatario va a recibir de la entidad. Lo que podrá permitir un conocimiento más específico y claro del contenido y de los efectos del servicio, que se va a contratar. Así como saber con precisión la deuda que se mantiene con la entidad de manera periódica.

Básicamente se recogen nuevas obligaciones de transparencia que incluyen una información precontractual más detallada, en la que se refleja, entre otras cosas, un ejemplo representativo de crédito revolving con dos opciones de cuota.

La entidad, también deberá remitir al cliente información trimestral donde se especifique la evolución y situación de los aspectos concretos del crédito.

En todo caso, el prestatario tendrá la posibilidad de solicitar en cualquier momento información sobre el préstamo. Así como el cuadro de amortización o las cantidades satisfechas y pendientes.

Además, se establece una obligación para la entidad de informar previamente al prestatario de cada ampliación del límite de crédito no solicitado por el cliente, incluyendo la nueva cuota y la deuda acumulada.

La modificación de la norma tiene por objeto asimismo reducir una posible prolongación excesiva del crédito y aumento de la carga final de deuda más allá de las expectativas razonables de la persona que contrate este producto.

De manera que, se realice una estimación más prudente, que asegure la suficiente capacidad de pago del cliente y evite el sobreendeudamiento.

¿Qué entendemos por crédito revolving?

Se trata de cualquier tipo de crédito financiero concedido por una entidad a un cliente que tiene un carácter rotativo.

Su característica fundamental es que el demandante del crédito tiene a su disposición el dinero que va devolviendo en el caso de necesitarlo. Es decir, una persona pide un préstamo y puede utilizar ese dinero de manera total o parcial, siempre teniendo en cuenta que puede volver a solicitar aquel dinero que se devuelve, teniendo a su disposición un crédito pendiente.

Las ventajas de los créditos revolving

Permiten obtener una continua disponibilidad y flexibilidad del dinero. El crédito puede ser pagado de forma anticipada, total o de manera parcial sin ningún tipo de comisiones. Debido a que no hay costes que vayan asociados a la operación.

Las tarjetas revolving se diferencian de las de crédito convencional en que la devolución se realiza a través de pagos aplazados. Es decir, el cliente puede escoger si desea amortizar un determinado porcentaje de la deuda, normalmente un mínimo de un 3% mensual, o una cuota fija.

Lo que implica que no se debe realizar un pago obligatorio a final de mes, sino que se le otorga al cliente la libertad de elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *