Con la vuelta a la actividad en el parqué de Wall Street, los mercados parecen volver a la normalidad manteniendo la tendencia a la baja con la que iniciaron su andadura esta semana. La situación política internacional, que por momentos parece por cronificarse, continúa marcado las tendencias del sector bursátil. La desaceleración económica, la incertidumbre por el Brexit y las variaciones en la relación entre China  y EEUU continúan influyendo en el ánimo inversor.

La desaceleración económica, uno de los mayores miedos en la voluntad de inversión por los efectos que tendría en el sector económico mundial, continuan siendo una de las obsesiones en el día de día del mercado de valores. Hechos cómo los acontecidos ayer no favorecen a superar ese miedo. El descenso en los datos del PIB chino, registrando su peor dato en 18 años, sirve de argumentario para quienes ven en la desaceleración de la economía mundial una realidad más que cercana. Si a todo esto sumamos la incertidumbre por el Brexit o las valoraciones del FMI que estiman una rebaja a las previsiones de crecimiento, estas teorías de la desaceleración toman mayor consistencia.

A pesar de ello parece que los mercados han conseguido mantenerse sin llevarse demasiados sobresaltos. Aunque registraron pérdidas en la mayor parte de los casos, consiguieron aferrarse a unas cuotas más que aceptables.  Las complicaciones en el escenario internacional ha provocado que la mayor parte de las Bolsas Europeas hayan tenido que despedirse de las tendencias alcistas con las que habían iniciado el año. Así por ejemplo, mientras la bolsa londinense lucha por aferrarse a los 7.000 enteros, el selectivo español trabajo por no perder de vista los 9.000.

En el caso del Ibex 35 cerró la jornada de  ayer llegando a registrar mínimos que alcanzaban los 9.033 puntos. Esta situación no ha cambiado mucho a lo largo del día de hoy, jornada en la que los mínimos se acercan más que peligrosamente a la barrera de los 9.000 con  una caída del 0,16% . El sector financiero es uno de los más afectados. Banco Sabadell, Bankia y Caixabank son las tres entidades que mayor caída registran con un 1,72%, 1,53% y 1,39% respectivamente. Si hay un sector al que la desaceleración económica le preocupa de forma considerable es el financiero. También se respira cierta incertidumbre por los resultados de la banca, que se conocerán en un par de días. Ante esta situación parece que la idea sobre el retraso barajado por el BCE para comenzar a subir los tipos de interés toma mayor fuerza.

Tampoco está siendo una buena jornada para las empresas relacionadas con materias primas, en especial, para las acereras. Arcelor registra una caída del 1,96% mientras que Acerinox consigue controlar su pérdida en un 1,64%. En el lado opuesto de la balanza encontramos a ACS liderando el listado de crecimiento con un aumento del 1,92%, seguido por Merlin Prop ( + 0,95%) y de Acciona (+0,93%).

Toda esta situación de futuribles o de posibles acontecimientos en la situación económica mundial,  provoca la reactivación del dólar dentro del mercado de divisas a pesar de los peligros del bloqueo de la Administración estadounidense. El euro consigue consolidarse en los 1,13 dólares mientras que la libra se mantiene los 1,28 dólares a la espera de la evolución del Brexit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *