En el primer Día del Inversor, la compañía gestora de la Bolsa española, BME, ha presentado su Plan Estratégico para los próximos tres años. A pesar de la mala racha de los últimos años, parece que las previsiones son optimistas. Según las estimaciones, espera aumentar su beneficio anual en un 6% y sus ingresos en un 4% hasta 2021. Por otra parte, se espera que los costes no superen un aumento del 2%.

El nuevo Plan se centrará en la prudencia de un modelo que ha demostrado su solidez hasta ahora, pero rompiendo con parte del inmovilismo de la banca española. Para ello, busca impulsar el crecimiento orgánico de la empresa, pero también el inorgánico, a través de adquisiciones en otras empresas.

Uno de los objetivos de BME es mantener los dividendos en los niveles actuales (1,78 euros por acción), asegurando así la alta rentabilidad para los accionistas. Aunque no se ha marcado ningún objetivo de pay out (parte del beneficio que se destina al dividendo) concreto -hasta ahora era casi del 100%.

paneles informativos de la Bolsa de Madrid

Diversificar con prudencia

Así, el BME busca diversificar las actividades de la compañía. Marta Bartolomé, directora financiera, ha señalado que buscarán operaciones corporativas que generen sinergias con su negocio principal. Han señalado que prefieren centrarse en participaciones mayoritarias, aunque no descartan adquirir minoritarias para luego ir aumentándolas.

Para ello cuenta con 600 millones de euros para compras, 100 millones en caja y entre 300-500 millones emitiendo bonos por importe de hasta 1,5-2,5 veces EBITDA. A pesar de ello, Javier Hernani, consejero delegado, ha asegurado que no tienen prisa por cerrar adquisiciones ni que se sea una respuesta frente a una amenaza de compra. Este endeudamiento, una nueva estrategia en la hoja de ruta para el futuro, seguiría siendo prudente y no afectaría al grado de inversión, que se estima en 10 millones.

Adaptarse a los cambios

Jorge Yzaguirre, director de Mercados, ha informado que han establecido varios protocolos de actuación para hacer frente a los cambios regulatorios de los mercados. Entre ellos, la revisión de tarifas en renta variable, la transformación de los mercados de renta fija y el impulso de la actividad en derivados.

sala de la Bolsa de Madrid

Los directores de BME en las áreas de Clearing, Liquidación y Registro, e Información de Mercados y Servicios de Valor Añadido, Ignacio Solloa, Jesús Benito y Ramón Adarraga, también presentaron sus planes para los próximos años. Las claves de los mismos serán el impulso de nuevos productos y servicios y la diversificación geográfica. En definitiva, adaptarse al evolución que están sufriendo las finanzas y mercados en todo el mundo.

Cruzar el charco

El foco de la expansión internacional  se centra en América Latina (ya están en México y Colombia) y Europa. En este último caso, uno de los puntos fuertes es Londres. Con Brexit o no, Hernani ha asegurado que mantendrán su clientela en Reino Unido, ya que es de donde procede más del 80% del volumen de renta variable.

Asimismo, han señalado un especial interés en incorporar cada vez más las novedades tecnológicas y los nuevos talentos, para avanzar hacia un futuro brillante para la compañía gestora.  Las tecnologías como blockchain y big data serán la bandera en el apartado de innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.