Teresa Rivera, ministra enfocada a la transición energética y ecológica, ha apostado por una inversión que, según la misma, promoverá el cambio sostenible. Los resultados no solo serán visibles en la huella ecológica, sino también en la comercial y en la dependencia de las energías. A continuación os lo explicamos en más detalle.

La transición energética contará con 200.000 euros en la próxima década

En su línea de apoyo a la transición energética, Teresa Rivera habló en la inauguración del “Spain Investors Day” asegurando que la inversión de más de 200.000 millones de euros abrirá muchas oportunidades de cara a la próxima década. Del mismo modo, también aprovechó la ocasión para recordar o subrayar que España, no solo es un país en el cual puede invertirse sin problemas en el ámbito de las energías renovables, sino que además es atractivo para ello.

De hecho, Rivera ha indicado que España es el país de la Unión Europea con mayor potencial en este ámbito. De este modo, ante tal inversión, se abre el camino a la transformación sostenible y económica del país.

La planificación de la transición

El presupuesto de 200 mil millones para la transición energética se repartirá en diferentes secciones para alcanzar de forma más eficiente el objetivo final. De esta forma, según se ha anunciado, un 45% estaría destinado a las energías renovables, mientras que un 40% y un 12% lo estarían a la eficiencia energética y a la electrificación, respectivamente. Todo ello con el objetivo de lograr el cambio a medio y largo plazo.

La ministra recalca el hecho de que para alcanzar la máxima eficiencia de cero emisiones de cara a 2050 hace falta este tipo de esfuerzos en inversiones. Después de todo, invirtiendo en este tipo de campos, así como también en otro como redes y digitalización, se puede causar un cambio a largo plazo que permita luego un ahorro comercial. Sin olvidar también la modernización de sectores tan importantes que pueden mejorar la eficiencia y las condiciones generales.

Por otro lado, tal nivel de inversión supondría además un impacto de alrededor de 20 mil millones de euros anuales en el Producto Interior Bruto durante la próxima década.

Sea como sea, tal objetivo a largo plazo aún está por comenzar y quedan muchos pasos para lograr la máxima eficiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *