Impuesto del sol. Hasta ahora, la luz solar sufría la carga de un impuesto bastante polémica acerca de su sentido. No obstante, aunque aún hoy en día sigue vigente, parece que no va a estarlo por mucho tiempo más. Después de todo, desde la Unión Europea se pretende prohibir dicho impuesto del sol de cara a favorecer la transformación hacia las energías renovables.

Si no sabes en qué consiste el impuesto del sol…

No se llama impuesto del sol, pero todo el mundo lo conoce de esa forma. Este se trata de una especie de peaje que se paga cuando se pone una instalación fotovoltaica o cuando se consume energía solar, así como también el resto de energías renivables. Dicho impuesto ha sido y sigue siendo muy polémico. Más adelante comentaremos las opiniones que rodean al impuesto del sol.

Este se aplica en el caso de que la fuente de energía solar no sea suficiente y se consuma, aparte, también energía eléctrica. Entonces se aplicaría este peaje de respaldo o impuesto del sol. La única forma que permitiría librarse de pagarlo sería abastecerse completamente de energía solar, sin necesitar el apoyo de la eléctrica.

Placas solares en un tejado rojo y con el cielo azul arriba

La prohibición del impuesto por la UE

La Unión Europea va a intervenir al fin en el impuesto del sol. Este, supuestamente, estaría anulado hasta 2026, año a partir del cual los países cogerían las riendas para decidir acerca de la evolución de la electricidad. De esta forma, se dejaría de pagar ese suplemento por producir energía solar. Y, además, la novedad se centraría también en el hecho de que también se crearía la posibilidad de recibir una compensación en el caso de aquellos que aportaran energía a la red general.

Estas decisiones de la Unión Europea suponen un paso para llevar a cabo un cambio hacia la mejora de la producción y consumo de las energías renovables. Así como también un paso para impedir el cambio climático.

El objetivo del Parlamento Europeo con las energías renovables

Aparte de eliminar el impuesto del sol y de los casos que hemos comentado antes, la Unión Europea tiene aparte otros pasos para lograr el objetivo de potenciar las energías renovables. Por ejemplo, desde el Parlamento Europea llegan propuestas como la de eliminar el aceite de palma al usarlo como biodiésel; la de usar, al menos en un 14% en el año 2030 las energías renovables en el sector de transporte; y también le hecho de colocar en las gasolineras puntos de recarga para coches eléctricos.

 

Con todo ello, a partir de esas propuestas, entre las cuales se incluye la eliminación del impuesto del sol, se lograría que la energía consumida en Europa fuera en un 35% producida por energías renovables.

La polémica sobre el impuesto de las renovables

Dejando de lado la ya futura eliminación del impuesto del sol, vamos a comentar la polémica que surgió y sigue vigente en relación a este. Y es que el hecho de que exista una carga sobre la utilización de las energías renovables hace que, precisamente, se vuelva poco económica emplearlas. Es decir, parte del atractivo de estas energías supone el hecho de producir tu propia energía y, por consecuente, reducir los gastos a largo plazo. No obstante, con dicho impuesto este atractivo se ve mermado.

Del mismo modo, el impuesto del sol supone, además, una forma de poner obstáculos a la transformación energética y al progreso hacia energías más limpias que permitan la lucha contra el cambio climático.

Molinos de viento en medio de un campo.

Por otro lado, otro punto de vista a través del cual se puede analizar estos hechos, se debe a la pregunta de quién va a sustituir o contrarrestar ese impuesto del sol. Algunas apuntan que, en vez de pagar tal peaje los de las energías renovables, se cambiaría a los que precisamente no las tienen. No obstante, eso son afirmaciones basadas en suposiciones y faltaría ver cómo gestionan tales propuestas.

Dos alternativas en el Congreso

EL nuevo gobierno socialista estaría a favor de la prohibición del impuesto del sol de Europa. La actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha confirmado el apoyo de dicha propuesta al mismo tiempo que ya existen dos proposiciones en el Congreso acerca del mismo tema.

La primera propuesta viene en manos de la izquierda, la cual es muy parecida a la que ya se propuso en el año 2016 y que fue anulada por el Partido Popular.

Por otro lado, encontramos la propuesta de Ciudadanos, que también fue presentada en el mismo año 2016. Del mismo modo, dicha propuesta también fue vetada por el Partido Popular.

Antes las dos propuestas ha salido un poco de polémica debido a la actuación de Ciudadanos. El PSOE se remonta al pasado para recordarle a Ciudadanos el modo en que actuó, puesto que en vez de ir conjuntamente en contra de la intención del PP, la formación naranja se adelantó, hizo su propuesta y, más tarde, cuando el resto de grupos de la izquierda hizo la suya, también de opuso al igual que el Partido Popular.

Placas solares y un cielo azul con nubes

A pesar de las discrepancias, el impuesto se anulará

Sea como sea, a pesar de que los grupos siguen sin ponerse de acuerdo y a pesar de haber más de una propuesta, lo que está claro es que el impuesto del sol va a eliminarse para dar paso a las energías renovables. La duda entra ahora en el hecho de que no se sabe si esta prohibición o la consecuente decisión de cómo llevar a cabo la nueva proposición de le se va a conseguir aplicar antes de el parón de las vacaciones de verano.

Del mismo modo, faltará por ver cómo se desarrollará y qué proposición se aceptará, puesto que aún cabe otra duda y es el hecho de cómo se equilibrará esa anulación del impuesto. Después de todo, se trataban de ingresos y para no reducirlos habría que paliar las consecuencias a través de otra vía. Pero para ello tendremos que esperar a ver cómo se sigue desarrollando el actual gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.