Mujer haciendo cuentas en una calculadora con varias facturas a un lado y el móvil en otro

El confirming y el factoring ayudan a reducir la morosidad en estos casos y no son más que sistemas de cobro y pago. Estos dos sistemas de financiación  ofrecidos por las entidades bancarias permiten que las empresas puedan cobrar con anterioridad aquellos pagos pendientes de los proveedores.

Es un servicio reservado para los clientes empresariales que evitará impagos que condicionen su actividad. Una nueva modalidad de financiación junto a otros como el mercado hipotecario o los créditos de consumo.

¿Cómo funciona el factoring?

El factoring  es un servicio de cobro que permitirá a una empresa ceder sus créditos al banco. De este modo gestionará los cobros a corto plazo, aproximadamente en 180 días. Estos serán abonados previamente para que puedan seguir realizando su actividad sin riesgos.

El banco podrá ayudarte con todas las tareas de gestión y cobro por ventas o servicios prestados a los clientes. Mediante el estudio y análisis de los deudores pueden actuar de intermediario para asumir los riesgos de insolvencia.

Es ideal para las pymes porque por un tipo de interés podrán asegurar el cobro. Cabe destacar que existen dos tipos de factoring: con recurso y sin recurso. Mientras que en el factoring sin recurso el factor asume el riesgo por impago del cliente, en el factoring con recurso no se asume dicho riesgo del impago pudiendo reclamar la deuda tanto al cliente como al cedente.

¿En qué beneficia el confirming?

Por otro lado tenemos el confirming, una herramienta que permite formalizar las operaciones de pago de los proveedores mediante banco. Este realizará todas las tareas administrativas y asumirá los riesgos de esta operación. Esto conseguirá confirmar los pagos de compra venta mediante un tercero.

Básicamente el banco pagará por ti a tus proveedores, así podrás ahorrar los costes de administración. Además en muchos bancos permiten que ambas partes puedan seguir las operaciones de forma electrónica. La información se ofrecerá de forma sencilla y ordenada para que cada uno pueda comprenderlo y realizar mejor las transacciones.

El confirming y el factoring pueden ayudarte en tu negocio para conseguir unificar todas las deudas y llevar un registro de estas.

¿Cómo funcionan las listas de morosos?

Evitar estar en un registro de morosos es algo que cualquier persona y/o empresa quiere. Es una práctica muy habitual como presión para reclamar las deudas que hayamos generado. Puede ocurrir por muchas cuestiones como denegar una tarjeta bancaria al comprar o tener recibos sin pagar.

Esto provoca que seas considerado como una persona no fiable financieramente. Es algo que puede generarte graves consecuencias ya que muchos bancos, entidades de crédito o prestadores de suministros los comprueban antes de ofrecerte un contrato.

Incluso entidades y administraciones públicas podrían denegarte una solicitud. Recuerda que es muy posible que una vez entres en uno también puedes estar en otras listas. Nunca será por un valor menor de 50€, tampoco cuando haya una reclamación administrativa o judicial ni si no te han informado de la posibilidad de entrar en ella. Si han pasado más de 5 años también estarás fuera.

Alguien rompiendo un billete por la mitad con unas tijeras grandes

Salir de los registros de morosos

Incluso a veces por error hay muchas inclusiones en las listas, tanto si eres un buen pagador como si  se han incumplido los requisitos anteriores. Por tanto tranquilo, existe una solución para salir de los registros de morosos.

Ante todo comprueba que no se han robado la identidad y por ello has sido incluido en estas listas. En ese caso denuncia lo más rápido posible a la policía, ya que podría afectar a tus ahorros. ¿Cómo conseguir salir si no se han dado ninguno de los casos anteriores?

  • Lo más evidente es pagar la deuda, después asegura que han cancelado tus datos de esos ficheros. No confíes en las palabras, solicita una baja del titular añadiendo tu DNI y una copia de dicho pago.
  • Si has reclamado la deuda están dentro de uno de los requisitos previos a inclusión en las listas. En ese caso reclama ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) porque hasta la resolución la deuda será considerada como “supuesta”.
  • Si pudiera tratarse de un error y confirmas que no existe dicha deuda, solicita la baja. La respuesta debe ser de 30 días prorrogable a 2 meses por casos excepcionales. Si no se procede denuncia en la AEPD, que abrirá un expediente con tu petición.
  • Si por otro lado fuese incorrecta, puede hacer una reclamación judicial así como solicitar una indemnización por daños y perjuicios. Podrían ser miles de euros.

One thought on “Factoring y Confirming reducen la morosidad a la mitad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *