Para hablar de los orígenes del papel moneda debemos remontarnos hasta el siglo VII aunque su uso oficial no comenzaría hasta el año 812. Al igual que  el convencional, el papel moneda fue creado en China. Cuando el veneciano Marco Polo emprendió su viaje a China dejó constancia en sus anotaciones sobre la producción y uso del papel moneda. Son las primeras anotaciones que existen en Occidente sobre la producción y el uso de este sistema de pago, algo completamente innovador para la Europa de entonces.

Los comerciantes chinos usaban este tipo de papel para emitir documentos en los que constaban un reembolso. El funcionamiento que tenía por entonces el papel moneda era similar al que hoy en día pueden tener los pagarés. La peculiaridad de este documento emitidos por los comerciantes es que tenían un valor y podían ser utilizados para el intercambio de productos. Con el uso de este tipo de documentos se agilizaron y perfeccionaron mucho las actividades comerciales.

El uso más extendido del papel moneda en Asia se produjo durante el siglo X. A parte de la agilidad que proporcionaba a la actividad comercial, también influyó de forma directa en la expansión del uso del papel moneda la escasez de cobre. Por este motivo el emperador reglamentó el uso de los billetes concediendo la competencia exclusiva para su fabricación al Gobierno.

El papel moneda no llegaría a Europa hasta el año 1661. Los primeros ejemplares fueron impresos por el cambista Johan Palmstruch. En este tiempo los billetes eran entregados como una especie de recibos a todos aquellos que depositaban oro u otro metal precioso en el Banco de Estocolmo. En el caso de Europa el uso del papel moneda comenzó a extenderse en el siglo XVIII.

Desde entonces la emisión de billetes estaban respaldados por el llamado patrón oro en virtud del cual cada emisión de dinero realizada por las autoridades de un país tendría que estar siempre respaldada por una determinada cantidad de oro que el banco debería tener en su posesión. Lo cierto es que la presencia de este patrón oro estuvo vigente hasta un tiempo relativamente reciente puesto que no sería hasta el año 1971 cuando dejase de estar vigente. Este respaldo por el equivalente en oro era la gran diferencia entre el papel moneda usado en occidente y el de oriente en el que la validez del mismo se respaldaba en la confianza en el valor.

En el caso de nuestro país, el papel moneda llegó en tiempos de Carlos III. Su uso pronto comenzaría a extenderse entre la población. Este nuevo sistema de pago suponía era mucho más cómodo que el uso de monedas.

¿Seguiremos usando los billetes?

Una de las cosas que trajo consigo la llegada del  Covid-19 fue el debate sobre la idoneidad de seguir usando el dinero en efectivo. Aunque los expertos consideran que la posibilidad de contagio al pagar en metálico es muy bajo, las voces críticas al uso del dinero en efectivo recuerdan las recomendaciones de la OMS de efectuar los pagos con tarjeta o incluso con el teléfono móvil. El debate sobre el uso del dinero llegó incluso al Congreso de los Diputados. El Gobierno presentó una propuesta para eliminar de forma gradual el dinero en efectivo. En concreto la propuesta del Ejecutivo planteaba la “eliminación gradual del pago en efectivo, con el horizon de su desaparición definitiva”.

Lo cierto es que, aunque en los últimos años los pagos realizados a través de tarjetas bancarias, o dispositivos como teléfonos móviles se ha incrementado de forma considerable, el billetes y las monedas siguen teniendo un papel protagonista en nuestro día a día.

Billetes y monedas forman parte de la historia de nuestro país. A través de ellos se puede hacer un viaje retrospectivo por la historia más reciente. Una buena forma de hacer este viaje es a través de la colección Todos los billetes de la peseta de Ediciones Macarella, una edición única que podrás conseguir por tan sólo 59€.

Todos los billetes de la peseta, una colección de Ediciones Macarella

En la colección se recopilan un total de 159 billetes de la peseta emitidos entre 1874 y 1992.  Se trata de una colección autorizada por el Banco de España en la que se recogen ejemplares que van desde la primera emisión realizada con la restauración de la dinastía borbónica hasta la última durante el reinado de  Juan Carlos I. Es la primera vez en nuestro país que se consiguen recopilar todos los billetes de la peseta emitidos por el Estado español.

Para conseguir una colección de esta calidad fue preciso seguir un minucioso proceso de selección. En dicho proceso se realizó la búsqueda de todos los originales en buen estado para su posterior adecuación a la colección. Ante todo, y mediante el uso de las últimas técnicas de impresión, se ha trabajado por asegurar la fidelidad de la reproducción respecto al original.

Coleccion Todos los billetes de la peseta Ediciones Macarella

Los 159 billetes incluidos en la colección son fieles reproducciones de los originales. Para garantizar la máxima calidad de los mismos se han empleado las últimas técnicas de impresión digital. También se ha guardado especial cuidado con el papel utilizado para garantizar en todo momento el efecto real del papel moneda. Para incluirlas en la colección ha sido preciso modificar levemente el tamaño de los billetes además de incluir la leyenda reproducción autorizada en cada uno de ellos.

Para poder conservar en perfecto estado todos los ejemplares la colección también incluye un libro archivador con páginas troqueladas que permite insertar cada billete en su respectiva posición. El libro, de tapa dura y unas dimensiones de 29×23 cm, consta de un total de 60 páginas de cartulina de 180 gramos. Además de ello el libro incluye la ficha editorial de cada uno de los billetes

Si quieres aprender un poco más sobre la historia de nuestro país en la web  Memoria de España podrás encontrar otras colecciones de Ediciones Macarella en la que podrás realizar este peculiar viaje en el tiempo a través de los billetes, las monedas y los sellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *