• El próximo 1 de mayo, varios países tendrán que sumarse al embargo económico y petrolero

  • Pompeo alerta a los países con lazos económicos con Irán de posibles riesgos

Mike Pompeo, secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, ha anunciado que han decidido poner fin a las exenciones de las que disponían los países que importaban libremente petróleo procedente de Irán.

Billetes de dólar

Cambios económicos para los países que se beneficiaban de estas exenciones

Los Estados que poseían carta blanca para importar crudo iraní deberán sumarse al embargo económico y petrolero. Aprobado por Washington y puesto en marcha el próximo 1 de mayo. Se trata, en concreto, de ocho países: China, India, Taiwan, Turquía, Japón, Corea del Sur, Grecia e Italia.

El secretario Pompeo ha alertado a todos los países que mantengan relaciones económicas o petroleras con Irán de que “los riesgos no van a hacer que merezcan la pena los posibles beneficios”.

No obstante, Estados Unidos ha llegado a un acuerdo con Arabia Saudí y Emiratos Árabes para asegurar los suministros necesarios para los mercados globales de petróleo. Así lo anunciaban en un comunicado de la Casa Blanca. Asimismo, los tres productores incrementarán su bombeo para compensar las exportaciones de Irán.

Según ha informado Pompeo, ya se encuentran trabajando con los antiguos clientes de Irán para proporcionarles el petróleo demandado. Pompeo también ha informado acerca de que el pleno cumplimiento de las sanciones llevará a 10.000 millones de dólares al año los ingresos petroleros de Irán, frete a los 50.000 millones de dólares anteriores.

La administración de Trump, así, se ha visto “determinada” a expandir la presión económica sobre Teherán con el objetivo de reducir al máximo las exportaciones de crudo procedente de Iráa. Negando, así, la principal fuente de ingresos del país.

¿Cómo ha cambiado la situación?

La Casa Blanca

El pasado 5 de noviembre, Estados Unidos eximió a los ocho países antes mencionados de cumplir el embargo a las exportaciones de petróleo de Irán. Ese mismo día entraron el vigor dichas exenciones, debido a sus “circunstancias especiales”. También debían asegurar el abastecimiento del mercado de crudo.

Varios medios estadounidenses ya publicaron la decisión tomada por el ejecutivo de Trump, lo que ha provocado que el precio del barril de Brent, referente en Europa, haya llegado a alcanzar un máximo de 74,31 dólares, más de un 3% más que el precio de cierre el pasado jueves. Desde el pasado 1 de noviembre, también es su mayor precio.

Por el contrario, el barril West Texas Intermediate, referente para EEUU, ha ascendido hasta los 65,87 dólares en las vísperas del anuncio. Un 2,5% más con respecto al último cierre de mercado, y a la mayor cifra registrada desde el 31 de octubre de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.