Debido a la crisis turca, la Bolsa española continua con los descensos con los que cerró la semana pasada. Dando lugar a una inseguridad que ha provocado que el Banco Central de Turquía lanzase  esta mañana un mensaje de tranquilidad frente a la crisis turca. El mensaje estaba dirigido a los mercados ya que anunciaba que aportará al sistema “toda la liquidez necesaria”.  El presidente turco Erdogan ya ha inyectado 6.000 millones a la banca. Pero no ha llevado a cabo ninguna subida de los tipos de interés. Una decisión que muchos analistas consideran más que necesaria para conseguir paliar las consecuencias de la crisis turca.

Los inversores de todo el mundo siguen deshaciendo inversiones por miedo a la influencia de la crisis turca en sus adquisiciones. Y que desafían llevarse la cota de los 9.500 puntos.

El euro cae más de un 1% frente al dolar a causa del nuevo desplome de la lira que vuelve a caer otro 15% y del rublo que se deprecia un 7,5% en tres días. El bono español por su parte, permanece anclado en el 1,4%.

La crisis turca afecta a las grandes empresas

 

El banco BBVA ha sido el valor más castigado por la crisis turca. Ha sufrido un retroceso del 5,15% como causa de su exposición al banco turco Garanti. Cuyo 50% es parte del BBVA. Y como consecuencia, se ha visto afectado el resto del sector financiero. Banco Sabadell ha corregido un 3,89% mientras que CaixaBank un 3,08%, Bankia un 2,81% y Banco Santander ha corregido un 2,73%.

Cabe destacar la aseguradora Mapfre. Ya que se trata de una de las grandes empresas españolas con mayor exposición en Turquía. Como consecuencia de esta situación, cae de la tabla de valores del selectivo español con un 1%.

El presidente turco Erdogan ha hecho hoy un llamamiento a los ciudadanos para que cambien sus dólares y euros por liras para frenar la depreciación de la moneda turca. Un discurso en medio de la crisis turca que no ha agradado a nadie y que denota una situación de desequilibrio económico en el país. Prueba de ello es la continua compra de bonos alemanes y suizos desde el viernes, momento en el que comenzó la crisis turca. Esto es debido a que son considerados como los activos refugios por excelencia.

De acuerdo con un informe de un banco de inversión, el sistema económico y financiero podría colapsarse en el caso que el dolar alcanzase el cruce de 7 liras. Una situación que actualmente está rozando y de la que cada vez se encuentra más cerca. En la actual crisis turca el euro marca mínimos y existen fuertes ventas en todos los mercados.

Para lograrlo, el ministro de Finanzas ha anunciado un nuevo plan de estabilización. Con él, se conseguiría la independencia de la política monetaria.

Se confirma que detrás de la crisis turca se encuentra una economía que carga con mucha deuda en divisa extranjera. Así como una alta inflación y un elevado déficit comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *