Los alquileres turísticos vuelven a ser defendidos por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). Frente a regulaciones municipales y regionales para poner fin al desarrollo de plataformas digitales de alquiler. Como es el caso de los sitios web Airbnb o HomeAway.

Hace una semana se recurría a la normativa en las ciudades de Madrid, San Sebastián y Bilbao. Queriendo reducir en algunos casos el número de alquileres turísticos de este tipo. En el caso de Madrid, se quería reducir el 95% del volumen de pisos turísticos del centro de la capital. Mediante la eliminación de las viviendas que no tengan un acceso independiente desde la calle.

Por otro lado, la CNMC asegura que el crecimiento de los alquileres turísticos han tenido buenos resultados. Provocando que se fomente el turismo por la facilidad, flexibilidad, calidad y variedad en los alquileres turísticos ofertados. Así como la reducción de los precios. Lo que significa beneficios tanto para los usuarios como para la economía de las ciudades.

Muchos expertos aseguraban que los alquileres turísticos estaban causando una burbuja en los precios en el centro de ciudades como Madrid o Barcelona.  Pero la CNMC por su parte, considera que no existe evidencia de una relación directa y exclusiva entre la oferta de alquileres turísticos y el precio de las viviendas, ya sea en motivo de compra o alquiler.

El problema de los alquileres turísticos

La Comisión se reafirma en los beneficios. “Si no hubiera crecido la oferta de viviendas turísticas, se habría producido un mayor incremento de la construcción de hoteles y edificios de apartamentos turísticos para atender a la demanda de alojamiento de turistas. Lo cual supondría detraer viviendas de residentes para dedicarlas íntegramente al alquiler turístico. Con efectos sobre el precio de la vivienda”. Y asegura que el crecimiento de los pisos destinados a alquileres turísticos, ha aumentado la competencia. Para los establecimientos tradicionales como hoteles u hostales, mediante la bajada de precios y una mejor calidad.

En resumen, afirman que se ha mejorado la accesibilidad para que turistas lleguen a la zona. Que de otra forma no se llevaría a cabo. Principalmente, por no poder permitirse un alojamiento de mayor precio. Y añade que el aumento de los alquileres turísticos como Airbnb o HomeAway ayudan a “recuperar barrios tradicionalmente degradados en los centros urbanos. Y tiene un efecto positivo de arrastre sobre el comercio local y sobre el turismo”.

Exceltur, la asociación que une a las grandes empresas del sector turístico, considera que la CNMC no tiene en cuenta la opinión de los residentes en relación a las revueltas causadas. Y ha calificado de “imprudente, chocante y vergonzante la decisión de esta de recurrir la normativa sobre alquileres turísticos. A lo que la CNMC responde que las restricciones tiene efectos negativos para los nuevos operadores, así como para aquellos ya instalados.

Sin embargo, en cualquiera de los casos cabe destacar que en España existe una gran disparidad normativa en lo relativo a las viviendas turísticas a causa de la proliferación de normas autonómicas y locales dispares. Dando lugar a un ambiente heterogéneo y altamente restrictivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *