Los planes de pensiones son un instrumento financiero de ahorro, es decir, una forma de ahorro provisional a largo plazo. Su fin principal es el de ahorrar con vistas a la jubilación. Puede ser en forma de capital o en forma de rentas.

Los planes de pensiones funcionan con aportaciones periódicas o puntales que son relacionadas por el beneficiario del plan de jubilación.  Siempre siguiendo unos criterios de rentabilidad y riesgo que han sido previamente establecidos tanto por la entidad bancaria como por el beneficiario. Así, en el momento de rescatar su plan de pensiones, el beneficiario recibirá no sólo el dinero ingresado, sino que también la rentabilidad que haya podido generar durante esos años.

Planes de pensiones

Como se ha mencionado anteriormente, estas aportaciones pueden ser periódicas o puntuales. No es necesario que una aportación sea obligatoria en un periodo de tiempo determinado. Podrá suspenderse y reanudarse cuando se desee. Además habrá que tener en cuenta que la aportación máxima anual es de 8.000 euros. Pero en el caso que el cónyuge de la persona beneficiaria no disponga de rendimientos netos o cuyas actividades ingresen menos de 8.000 euros, podrá aportar al plan del cónyuge 2.500 euros anuales extra. Y para personas con una minusvalía  física o psíquica del 65% o superior, se establecerá el límite anual de 24.250 euros. Incluyendo las aportaciones hechos por terceros. Estas ultimas no podrán exceder lo 10.00 euros anuales.

Las cantidades aportadas anualmente al plan de pensiones pueden llegar a ser desgravadas en IRPF. Reduciendo la base imponible y ofreciendo un ahorro fiscal. Para ello, la desgravación máxima anual será la menor de las siguientes cantidades. Ya sea 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos de las actividades que generen dinero. En el caso que se exceda el límite de desgravación establecido se podrá trasladar el exceso a la declaración de los próximos cinco ejercicios.

En el momento que se quiera rescatar el plan de pensiones, el capital que se ha obtenido tributará como IRPF. Así cuando se produce por el fallecimiento del titular, los beneficiarios tributaran en IRPF como rendimientos del trabajo. Pero no, en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Tipos de planes de pensiones

Los planes podrán ser a renta variable o a renta fija. En los planes de pensiones a renta variable son las que invierten en bolsa ofreciendo altas rentabilidades a largo plazo, aunque su riesgo es mayor. Por otro lado, en los planes de pensiones a renta fija son las más conservadoras e indican una menor rentabilidad a largo plazo aunque con ellas habría muchos menos riesgos.

  • Planes de pensiones individuales: estos planes de pensiones se podrán adquirir en entidades financieras.
  • Planes de pensiones de empleo: en este tipo, la empresa en la que trabajamos tiene un papel. Es o bien ella o bien ambas partes, la que aporta una cantidad.
  • Planes de pensiones de empleo asociado: en estos planes de pensiones el ingreso esta promovido por asociaciones u otras agrupaciones.

¿Son necesarios?

Durante los últimos años muchos expertos aseguran que los planes de pensiones van a ser necesarios para todos los que están actualmente trabajando. Siempre que se quiera mantener el nivel de ingresos una vez jubilados. El actual sistema de pensiones es insostenible, ya que las recaudaciones de la Seguridad Social no cubren los gastos de las pensiones. Sabemos que vivimos en una población envejecida, y para ello la mejor solución es ahorrar, para que el nivel de vida no varié con los años de jubilación.

El objetivo principal de un plan de pensiones es superar al IPC. Ya que de otra manera el inversor, no solo no ganaría dinero sino que perdería su poder adquisitivo. Sin embargo, este requisito no se cumple en todos los casos.

Tanto es así que de los prácticamente 600 planes de pensiones españoles con más de 10 años de antigüedad solo el 23% consigue batir a la inflación.

Cuándo comenzar es otra de las preguntas. No existe una fecha exacta en la que uno se debe poner a ahorrar para su plan de pensiones. Aunque lo mejor es empezar cuanto antes. Es más, muchos expertos aconsejan empezar con el ahorro cuando comenzamos la vida laboral. Aunque muy pocos comienzan sus planes de pensiones al inicio de su carrera laboral.

Como hemos mencionado anteriormente no existe una obligación de ingresar dinero todos los eses. Aunque si es verdad que lo mejor sería encontrar un hábito, ya sea mensual o trimestral. De esta forma será algo automático y nunca dejaremos de ahorrar. Además nos ayuda a distribuirnos mejor el riesgo que dicha inversión pueda tener.

¿Cómo se cobran?

Existen dos opciones a elegir para cobrar los planes de pensiones. Ya sea en forma de renta en forma de capital.

  • Rescate en forma de renta: con este tipo de rescate se cobraría una cantidad al semestre, trimestre o mes, lo que deseemos en un principio.
  • Rescate en forma de capital: en este tipo de rescate tendremos todo el dinero ahorrado de golpe. Lo que supone que tendríamos que pagar muchos impuestos el año de la jubilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *