Errores al invertir. Cuando se trata de invertir hay que tener presentes una serie de aspectos para decidir correctamente y evitar perder dinero. Los expertos señalan que no hay que comprar en momentos buenos y vender en situaciones de miedo. Tampoco es bueno confiarse y operar en exceso. Hay errores al invertir que pueden jugarnos una mala pasada. Aquí se describen algunos de los errores al invertir.

Errores al invertir

una mano levantando el pulgar en una mesa donde hay monedas, unas gafas y un ordenador

Confiar demasiado en el mercado, invertir sólo en empresas que más se conocen o tener miedo a las pérdidas son algunos de los errores al invertir que se comenten. Esto es lo que se manifestó en la presentación del estudio Behavioral Finance titulado ¿Por qué los inversores se comportan como lo hacen y no como deberían? que Bolsas y Mercados Españoles (BME) organizó.

Momentos de alegría y miedo

Algunos de los errores al invertir son comprar en momentos de mucho optimismo (quizá a precios muy altos) y vender en momentos de miedo puede ocasionar pérdidas en la rentabilidad de la cartera de los inversores.

Riesgo

En ocasiones en las que se vea una probabilidad, por pequeña que sea, de ganar una gran cantidad los inversores optan por arriesgarse. Esto se ejemplifica con los billetes de lotería, que se compran a un precio mayor en comparación al resultado que se espera.

cuatro manos que agarran varios billetes de dólares

Oposición hacia las pérdidas

Otro de los errores al invertir es tener aversión a las pérdidas. Tanto es así que los inversores están en contra del riesgo si ven que hay una pequeña posibilidad de perder una cantidad importante de dinero. Se sufre más cuando se pierde que lo que se disfruta cuando se obtienen ganancias.

Confiarse en exceso

Uno de los aspectos menos favorables para los inversores es que consideran que pueden predecir y tomar decisiones. Sin embargo, esto puede repercutir en que se hace un balance inferior de los riesgos y se realizan más transacciones de las que son estrictamente necesarias.

Dotación

monedas apiladas unas encima de las otras y de todo tipo de cantidades

Se produce cuando se estudian más las inversores que ya tiene el inversor que las que pueden ser interesantes. Esto hace que se mantengan carteras con riesgos que no son buenos, hay menos diversificación y mantiene acciones con pérdidas.

Miedo a los efectos negativos

La aversión al arrepentimiento provoca que los inversores teman las consecuencias negativas. Esto provoca que tengan una cartera conservadora que les dé menos rentabilidad en un periodo largo de tiempo.

Mantenerse en la zona de confort

Otro de los errores al invertir es estar familiarizado con los activos. Los inversores prefieren estar en la zona de confort en lugar de decidirse a realizar cambios en su cartera que puedan mejorar sus inversiones. En este sentido, se suele ir a por activos con los que están más familiarizados por lo que se invierte en demasía en los activos nacionales. Las emociones pueden jugar una mala pasada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *