La cuota IBI es uno de los impuestos más conocidos en España. Todas las viviendas, garajes o locales, deberán pagar la cuota IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) cada año. Y se consideran una de las mayores fuentes de ingreso para los ayuntamientos, al representar el 28,2% de sus ingresos. Algunos inmuebles quedaría exentos como iglesias, colegios o comisarias. Las ses diplomáticas de otros países y los determinados como patrimonio histórico.

La cuota IBI está gestionada por el  ayuntamiento. En este sentido, cada ayuntamiento podrá modificar la fecha en la que se paga y el porcentaje con el que cargará a sus ciudadanos. Pero siempre dentro de unos límites.

Por ejemplo en Madrid se paga del 1 de octubre al 30 de noviembre. Y en Barcelona abonan la cuota IBI desde el 4 de mayo al 1 de octubre, en recibos domiciliados. Y del 1 de junio al 2 de septiembre, lo hacen en recibos no domiciliados. En Valencia se paga del 1 de marzo al 2 de mayo.

La cuota del IBI variaría en función del valor catastral de la vivienda. Este se refleja en el suelo de la vivienda y la edificación de la misma. Aplicándose un coeficiente de entre el 0,4% y el 1,3%. Cada 10 años, la administración deberá revisar los valores catastrales de los inmuebles de cada municipio. Por lo general esta valoración suele ser al alza. Lo que significa una subida en el importe que pagar.

Cuota IBI: calcular el valor catastral de una vivienda

Las variables que se tienen en cuenta para obtener el valor catastral de una vivienda siempre son las mismas:

  • Localización: la localización del inmueble es una variable muy importante para calcular la cuota IBI. Las circunstancias urbanísticas que pueda afectar al suelo, así como su aptitud para la producción.
  • Coste de ejecución: los materiales de construcción, los beneficios de la contrata, calidad y antigüedad edificatoria son algunos de los factores principales para calcular la cuota IBI. O aquellas con carácter histórico artístico o similar.
  • Circunstancias del momento: como pueden ser el valor del suelo y el de la construcción.
  • Actividad empresarial: en esta variable para calcular la cuota IBI interferirán los gastos de producción y los beneficios de la actividad empresarial de promoción. O aquellos factores sustitutivos de estos, si corresponden.

¿Donde es más caro la cuota IBI?

Tarragona, Gerona y Lérida son las ciudades que disponen del IBI más alto en base tipo. En estos casos no se tienen en cuenta reducciones ni revisiones catastrales. Además se están dejando a un lado al País Vascos y a Navarra debido a sus regímenes forales.

Por ejemplo, para un inmueble que tenga un valor catastral de 50 mil euros en Tarragona se pagaría 477 euros por la cuota IBI anual. En Lérida estaríamos hablando de 472 y en Gerona de 454. Por el contrario en Toledo la cuota se situaría en la mitad, 223.

Entre los casos más sorprendentes en relación a la cuota IBI, habría que mencionar a Ciudad Real donde se pagaría 435 euros o Huelva 410. Y por el contrario Málaga con 226 euros y Albacete con 226 euros.

Recaudación por habitante

Madrid se coloca a la cabeza de la cuota IBI en lo que se refiere a mayor recaudación por persona. Esto es debido a que lo inmueble de la capital tienen valores más altos que otras ciudades.

Por ejemplo Madrid se estaría situando en una recaudación tributaria anual de 744.2, seguido de Barcelona con 655 y Toledo con 597.6. Sin embargo, si hablamos solo de IBI, Castellón y Tarragona desmarcarían a Toledo en la segunda posición.

A la cola de la cuota IBI podemos encontrar a Ceuta, Melilla y Pamplona. Siendo estos, los lugares mas baratos para tener una vivienda o cualquier tipo de inmueble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.